Desde su introducción el 2013, el Moto G se convirtió en algo así como el teléfono por excelencia de la gama media. Sus prestaciones y especificaciones eran decentes dentro de su clase pero no solo por eso que el teléfono triunfó, sino por la combinación entre rendimiento, su versión mega limpia de Android y un precio súper competitivo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si bien las siguientes versiones (2014 y 2015) no fueron tan rompedoras como el original -algo muy difícil, todo sea dicho-, Motorola supo construir sobre el legado del Moto G original y armar un concepto reconocible alrededor del teléfono. Inevitablemente, todos los teléfonos de gama media de todas las marcas empezaron a ser comparados con el Moto G.

Llega el 2016 y algunas cosas cambiaron. Ahora los dueños de la fiesta son otros, “Motorola” como tal no existe y la gama media es cada vez más competitiva. La responsabilidad para Lenovo era bastante grande, pero afortunadamente la compañía china entendió que lo que no está roto no hay por qué remediarlo y el nuevo Moto G4 es un digno sucesor del a estas alturas legendario Moto G.

¿Sale? Motorola, entra Lenovo

Moto G4 03

Lo anterior no quiere decir que el G4 no es diferente, porque sí lo es. Partiendo por el tamaño, que a mi juicio es lo que más podría «jugarle en contra» al teléfono a la hora de definir su éxito. Ningún Moto G anterior salió de las 4 pulgadas, mientras que el Moto G4 salta a 5.5 pulgadas con una pantalla considerablemente más grande que el original y sus sucesores. Las razones para este cambio solo las saben en Lenovo, pero se pueden intuir que algo tiene que ver con los mercados donde quieren tener un impulso o bien ser populares. ¿Estados Unidos, Asia tal vez?

Como sea, el salto es notorio. Lo bueno es que la pantalla del G4 es de 1080p y se ve bastante bien. No, no está al nivel de teléfonos de gama alta, incluso los que tienen la misma resolución como el Mate 8 de Huawei. Pero los pixeles del G4 (y el Plus) son brillantes, tienen colores muy vivos y en ningún caso parece que se está mirando la pantalla de un teléfono barato, al igual que pasaba con la pantalla de los antiguos Moto G. No hay perdida de calidad a cambio de agregarle más tamaño, lo cual es bueno.

Lo que sí es novedoso en este G4 y en los teléfonos de Motorola en general es la inclusión de un lector de huellas dactilares, algo que con la excepción de unos pocos modelos, está reservado generalmente para la gama alta. En el G4 está ubicado en la parte frontal inferior y a veces puede ser fácil confundirlo con el botón central de Android, pero a la larga su uso termina siendo bastante natural. El dedo por defecto siempre toca esa parte del teléfono, por ende la decisión de Motorola/Lenovo parece muy lógica.

En mi tiempo con el G4, me acostumbré rápidamente a desbloquear el teléfono posando el pulgar en el lector; en menos de un segundo, tenía el teléfono listo para usar. En resumen, un agregado muy útil.

Android puro otra vez

Moto G4 02

Uno de los puntos más ganadores del Moto G ha sido la inclusión de ese Android limpio, casi sin modificar que probó ser lo mejor que podía pasarle a la gama media. Es extraño que no tantos fabricantes no hayan copiado aquello, quien sabe por qué. A Motorola no le importa y sigue insistiendo con ello, lo cual es de agradecer: el G4 Plus no viene con bloatware ni con ninguno de esos molestos agregados que hacen que teléfonos de gama alta corran lentos.

Tanto el G4 como el G4 Plus corren con Android Marshmallow 6.0.1 directamente desde la caja y en ese aspecto no hay demasiadas sorpresas: los que amaron el rendimiento de sus antecesores van a sentirse en su salsa con el nuevo. Todo es responsivo, todo es muy rápido y si bien con el paso del tiempo y las aplicaciones es normal que Android corra un poco más lento, en el G4 el funcionamiento del teléfono en cuanto a software es de primer nivel.

Por su parte, una pantalla más grande requiere una batería ídem y la del G4 se hace notar. Los 3000 mAh de su batería se notan cuando el equipo puede estar más de 24 horas funcionando con uso normal, sin tener que conectarlo al cargador de nuevo.

Screenshot_20160707-190054

Mi prueba “empírica” (?) para esto fue bastante simple: a las 2 de la tarde lo desconecté de la corriente al 100%. Luego, utilicé el equipo para mis labores habituales, sea revisar el correo, utilizar redes sociales (dos apps de Facebook que no son precisamente amigables con la batería), algunas sesiones de Pokémon Go, cámara con flash para sacar las fotos, etcétera. Entre medio, una noche entera con el equipo en reposo desde las 12 a las 8 AM del día siguiente y luego, de vuelta a lo mismo.

A las 5 de la tarde del día siguiente conecté el teléfono a la corriente con 6% de batería, sin haber activado el ahorro de energía ni nada. En total, aproximadamente 27 horas de uso ni tan intensivo pero tampoco tan pasivo, lo cual me parece suficiente para el usuario promedio del Moto G4 o un teléfono de su clase en general.

No deja de ser curioso que, según el equipo, no haya sido la pantalla encendida lo que más energía consumió durante todas esas horas.

El Moto G4 Plus, según Geekbench El Moto G4 Plus, según Geekbench

Cámara

Si bien la guerra por los megapixeles parece ir quedando en el pasado -otros fabricantes han optado por mejorar los lentes y no subir el conteo de pixeles-, Motorola no quiso quedarse corto con el G4 y en la versión Plus la cámara principal alcanza los 16 megapixeles.

Uno de los “problemas” del Moto G anterior (anteriores) era lo escaso de las opciones al sacar una foto, lo que se remedia en parte con el G4 con la inclusión de algunas opciones extra al capturar imágenes. En estricto rigor, no se trata de cuestiones inexistentes en los modelos anteriores pero ahora parecen más accesibles y hay que darse menos vueltas hasta encontrar las opciones de edición.

La cámara del G4 se comporta bastante bien, siempre teniendo en cuenta su contexto. No, no es el S7 ni el iPhone 6S ni el P9, pero dentro de su rango no tiene nada que envidiarle al resto, más bien al contrario. Me sorprendió gratamente al momento de capturar fotos nocturnas con flash a objetos cercanos, ya que no esperaba que estas se vieran demasiado bien.

De nuevo, vale recalcar que se trata de “bien” para un teléfono de gama media, pero creo que nadie podría sentirse decepcionado por como salen las fotos del Moto G4 en cualquiera de sus versiones.

Conclusión: El legado del Moto G vive

Luego de usar el teléfono durante una semana y teniendo aún el Moto G de tercera generación, me queda bien claro lo que Lenovo quiso hacer con el G4 y eso es básicamente no destruir lo que es el Moto G como marca, pero agregando características suficientes como para que el equipo sea novedoso.

Y el G4 sí tiene novedades. El lector de huellas digitales, el nuevo tamaño de la pantalla y dos ranuras para SIM son las principales a primera vista. Respecto a lo segundo es quizás donde me asaltan las principales dudas del encanto que pueda tener el G4 entre el público, especialmente el que ya amó el Moto G con locura antes: ¿Por qué agrandar tanto la pantalla? Tal vez solo un poco más hubiera sido lógico, pero el salto de una pulgada completa respecto al modelo anterior es evidente. Y ya está demostrado que la mayoría de la gente prefiere teléfonos que no escapen más allá de las cuatro o cinco pulgadas.

Moto G4 04

Fuera de aquel discutible detalle, el Moto G4 es una continuación natural del Moto G que conocíamos hasta ahora y eso hay que reconocérselo a Lenovo. Porque cuando supimos del cambio de marca, uno de los primeros temores que saltaron a la palestra fue que Lenovo destruyera los Moto G y Moto X que Motorola había construido con tanto éxito.

El Moto G4 es sin duda un muy buen terminal de gama media. Es cierto que el precio ya no es el que lo hizo famoso en 2013, pero aquella es una herida que debería haberse cerrado hace un par de años (y si no, bueno, lástima). Ahora bien, es justo decir que el Moto G modelo 2015 sigue bastante vigente y el cambio, para los usuarios de ese equipo, puede perfectamente esperar un rato. Pero en el caso de los usuarios nuevos, la recomendación es clara: el Moto G4, Plus o no, es uno de los mejores terminales de gama media con Android que pueden comprar a día de hoy.

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.