Si usted es propietario de un iPhone seguramente en alguna ocasión (o en varias) ha realizado la siguiente operación: doble toque en el botón de inicio y deslizar a un lado las aplicaciones que no está usando para cerrarlas. La operación es realizada bajo la teoría de que al cumplir con estos pasos se ayudará a prolongar la duración de la batería y el rendimiento de su celular.

Pero lo que usted no sabe es que al hacerlo está generando un efecto contrario. Creer que las aplicaciones que no están siendo usadas y que no fueron cerradas bloquean la RAM innecesaria y perjudican el rendimiento del aparato es un error.

El especialista y experto en tecnología John Gruber explica en una entrada de su blog que en estos casos las aplicaciones están «congeladas” por lo que significa que liberan la memoria RAM que estaban utilizando. De acuerdo con Gruber, descongelar una aplicación ‘congelada’ toma menos energía que abrir una aplicación que había sido cerrada forzosamente. En este caso, la duración de la batería empeorará y tardará mucho más en cambiar las aplicaciones al ser forzadas.

Un documento oficial de soporte de Apple refuerza esta teoría: “Cuando haga doble clic en el botón Inicio, aparecerán las aplicaciones utilizadas recientemente. Las aplicaciones no están abiertas, pero están en modo de espera para ayudarte a navegar y realizar varias tareas. Solo debe forzar el cierre de una aplicación cuando no responde”.

El bloguero de tecnología Thorin Klosowski también corroboró esta teoría en un artículo publicado en 2014 en el que señala que “cuando se vuelva a abrir la misma aplicación la próxima vez que lo necesites, tu dispositivo debe volver a cargarlo en la memoria. Toda esa carga y descarga pone más estrés en su dispositivo que simplemente dejarlo solo. Además, iOS cierra las aplicaciones automáticamente, ya que necesita más memoria, por lo que está realizando algo que su dispositivo ya está haciendo”, explica

fuente : el tiempo