Hosting

Cuando tienes una startup es difícil tener flujo de efectivo constante, sin embargo, hay ciertas inversiones que no puedes evitar, como tener tu propio sitio web. Te traemos varias opciones para que puedas empezar tu presencia online.

 

Categoría:

Descripción

¿Pero dónde alojar tu página web? Acertar a la hora de decidirse por un proveedor de hosting es muy importante. Tener una página web lenta o que tenga muchas interrupciones en el servicio no es beneficioso. Tres temas resultan fundamentales:

– El uptime (disponibilidad del servidor) que mide cuánto tiempo tu página web está en línea. Lo ideal es tener disponibilidades superiores al 99,95%. Malos datos de disponibilidad pueden hacerte perder visitantes y perjudicar tus rankings en Google.

– Velocidad de carga de los servidores a nadie le gusta una página web lenta. Un hosting con problemas de velocidad puede terminar con la paciencia de tus usuarios y estos se irán sin que puedas incluso saludarles. Por cierto, Google también ama los sitios veloces y les otorga mejores rankings.

– La ayuda y soporte tiene que estar a la altura del servicio. Un proveedor con una atención al usuario lenta y poco resolutiva puede hacerte perder mucho dinero al no solucionar rápidamente los problemas de tu página web.

Pero a su vez, los emprendedores, no tienen todo el dinero del mundo para invertir en un proveedor de hosting.