Matt Brinn, presidente de Google para Europa, Oriente Medio y África, aprovechó la celebración en Londres esta semana de la Advertising Week Europe (Semana de la Publicidad en Europa) para disculparse ante los anunciantes por permitir que sus anuncios aparecieran junto a contenido radical y extremista en su plataforma de videos Youtube.

Investigación escandalosa

Tras el anuncio de Google, más de 250 grandes marcas suspendieron sus acuerdos publicitarios en rechazo a la vinculación de sus reclamos con videos de carácter inapropiado o extremista. Entre ellas se encuentran compañías tan relevantes como Volkswagen, Toyota, Audi, McDonalds, Marks & Spencer, L’Oréal, la BBC, ‘The Guardian’, ITV, O2, Heinz, Tesco, Domino’s Pizza, HSBC, Lloyds Bank o Sainsbury’s.

El asunto salió a la luz tras una investigación del diario » The Times » que reveló que los avisos publicitarios de numerosas empresas aparecían patrocinando videos de YouTube con contenidos muy polémicos. Las marcas culparon a Google de haberles causado un grave daño reputacional.

Josep Jover, abogado especialista en propiedad intelectual en Internet, sostiene que Google defenderá la libertad de expresión siempre y cuando no afecte a sus ingresos. «‘Yo defiendo la libertad de expresión mientras no me toquen el bolsillo’, y al fin y al cabo esto es lo que está pasando con el tema de Google», ha comentado Jover.

Google responde

Por su parte, el gigante tecnológico prometió cambiar su política publicitaria y mejorar el control de la aparición de anuncios en sus plataformas. La compañía planea aumentar su plantilla de manera significativa y acelerar la eliminación de los anuncios que acompañan el contenido ofensivo.

«Creemos que la combinación de estas nuevas políticas y control reforzarán de manera significativa nuestra habilidad de ayudar a los anunciantes a alcanzar las audiencias a escala respetando sus valores», indicó el director comercial de Google, Philipp Schindler, en su blog.

Sin embargo, no está claro si los cambios que incluyen el aumento de la transparencia y una postura más firme hacia el contenido ofensivo será suficiente para ganarse la confianza de los anunciantes.

fuente : rt