No es el primero en decirlo, pero sí es una de las voces más poderosas del sector tecnológico. Tim Cooke, el CEO de la poderosa Apple, está de acuerdo con poner límites al uso de la tecnología por parte de los más pequeños.




“No creo en el uso excesivo de la tecnología. No soy de los que cree que se va a tener éxito por usarla todo el tiempo”, dijo en una visita al Harlow College de Essex, según cuenta el diario español ‘El País’. Este es uno de los centros europeos que adoptarán el programa con el que Apple está enseñando a programar.

¿En literatura hace falta usar tecnología? Probablemente no

Cooke cree en la programación como un motor de cambio social y un lenguaje universal. Por eso, en el marco de los programas de la corporación, regalan iPads y otros aparatos con la marca de la manzana. Pero Cooke no la concibe como una práctica de ocio.

“Hay conceptos que se explican mejor dialogando. ¿En literatura hace falta usar tecnología? Probablemente no”, aseguró en la misma visita mencionada. Aunque no tiene hijos, cuenta que tiene un sobrino de 12 años al que le pone límites. “Por ejemplo, que no quiero que esté en redes sociales”.

El País cita al periodista Nick Bilton, quien contó en uno de sus libros que Evan Williams, uno de los fundadores de Twitter, les limita a sus hijos el tiempo de televisión y los mantiene alejados de las pantallas táctiles.

El pensamiento de Steve Jobs, fundador de Apple (fallecido), y Bill Gates, fundador de Microsoft, no se aleja de esa línea. Tampoco el de Chamath Palihapitiya, uno de los primeros directivos de Facebook, quien advierte de los riesgos de adicción a la tecnología.

“Que se las arreglen, salgan a la calle y se pelen las rodillas, que se caigan, que jueguen, que pierdan, que después me vengan a ver para contármelo y podamos hablar como seres humanos racionales”, dijo Palihapitiya en una entrevista con la cadena CNBC.

Tiene tres hijos y, según él, en su casa no hay tiempo para pantallas: “Quiero que estén con amigos. Ocasionalmente, vemos alguna película”.

El impacto de la tecnología, su uso y su abuso, en las primeras etapas de desarrollo infantil apenas está siendo estudiado. Pero es claro que los más poderosos del sector prefieren tener precauciones.

fuente: el tiempo