La conferencia de Microsoft en el E3 2016 dejó a los espectadores un tanto descolocados. Al principio, (y antes también, porque se había filtrado), anunciaban la versión slim de la actual XBOX ONE, un 40% más pequeña, con soporte HDR para juegos, 4K para el reproductor Bluray, un mando Bluetooth compatible con Windows 10 y hasta 2 TB de memoria por 399€.

Lo primero que nos venía a la cabeza era que estábamos ante un ‘chollazo’ de consola, XBOX ONE S sería la oportunidad perfecta para los usuarios de XBOX 360 que aún no habían dado el paso a la nueva generación o incluso para jugadores de otras plataformas. Sin embargo, para concluir la conferencia, la compañía lanzó un bombazo: una nueva máquina súper potente llamada Project Scorpio, preparada para disfrutar juegos en 4K y en realidad virtual. La ONE S llegará en agosto y Scorpio está programada para finales de 2017. Una diferencia de al menos un año y pocos meses.

Lo que hemos averiguado, hablando con fuentes de XBOX España y consultando entrevistas de nuestros compañeros de IGN, que estuvieron presentes en el E3, es que todo apunta a que Scorpio será una plataforma diferente, no una nueva generación en si misma. Phil Spencer dijo a IGN que tendrá los mismos juegos que ONE y otros que serán exclusivos pero empezarán a llegar más tarde. «Es algo similar a lo que ocurre en el PC», explican en XBOX España a EL MUNDO. «Los juegos exclusivos para Scorpio serán títulos preparados para un equipo muy potente», aclara, refiriéndose también a la realidad virtual (VR), que no llegará a ONE por una cuestión de calidad en la experiencia de usuario. «La VR necesita una buena gráfica y un buen procesador, éso se lo daremos con Scorpio«.

Cuando pregunto directamente por nueva generación, XBOX responde que no se trata de eso. «No queremos hablar de generaciones diferentes porque van a convivir en el tiempo con ONE y ONE S, nadie se va a quedar atrás por no tener una Scorpio». Además, la compañía se aventura a dar una predicción de la presencia de ONE S en las tiendas: «podría durar al menos otros siete años». Así,podría tener tanta vida como tuvo la 360, aunque yo me aventuraría a decir que Scorpio le acabará ganando terreno antes, sobre todo si los desarrolladores empiezan a sacar los mejores juegos en esta plataforma por sus especificaciones.

Después de comparar especificaciones y hablar con expertos, adquirir una XBOX ONE S sería perfecto para dos tipos de usuarios: para los que aún no tienen una ONE y para los que ya la tienen pero se lanzarían a un plan renove por sus nuevas características, como la fuente alimentación interior, el pequeño tamaño, los mandos compatibles con W10, o incluso tener un reproductor Bluray con 4K, que ya valen lo suyo por separado.

Así, si nos lanzamos a comprarla, tendremos tres opciones:

– Edición de lanzamiento: 2TB con soporte vertical incluido – 399 € (agosto)

– Edición 1 TB sin soporte vertical – 349 € (sin fecha de lanzamiento)

– Edición 500 GB sin soporte vertical – 299 € (sin fecha de lanzamiento)

¿Esperar a Project Scorpio?

Project Scorpio va a ser una consola muy potente, con una gráfica estupenda y una velocidad de procesamiento apabullante ( para los entendidos: 6 teraflops de GPU y ocho núcleos de CPU, probablemente AMD Zen). Es una consola para personas que no les importa el precio siempre que sea por la calidad de juego, casi como un jugador de PC pero con la seguridad de no tener que renovar sus componentes cada poco tiempo. Además, también es para usuarios interesados en adentrarse en el mundo de la realidad virtual con cascos como Hololens o HTC Vive.

Actualización (21/06/2016): Informamos de que ya se ha abierto el periodo de reserva de la Xbox One S de 2TB en la tienda de Microsoft y que estará disponible a partir del 31 de agosto.

 

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.