El nuevo teléfono inteligente de Apple podría llegar en noviembre y no en septiembre (como es usual), pues según un informe, el dispositivo presenta problemas con el proceso de laminación de los paneles OLED.

De acuerdo con el portal Digitimes, el lanzamiento del iPhone 8 también se podría retrasar por la adopción del sensor 3D de la cámara frontal, que funcionaría para la realidad aumentada.

De hecho, Digitimes asegura que la cadena de suministros, en la cual están implicadas compañías como TSMC, Foxconn Electronics, Pegatron Technology y Wistron y Advanced Semiconductor Engineeringn, entre otras, se podría alterar y la fabricación del iPhone 8 no comenzaría en junio, como estaba planeado.

Todo apunta a que el precio del nuevo celular sería bastante elevado. Según la revista Fast Company, podría costar más de 1.000 dólares. El alto precio se debe, principalmente, a la fabricación de la pantalla OLED, tecnología que ofrece mejor calidad de imagen.

Según el analista de mercados Ming-Chi Kuo, el nuevo iPhone tendría una batería más grande, sin tener que aumentar el cuerpo del equipo. Se habla que contaría con una batería de 3.000 mAh.

fuente : el tiempo