Los malentendidos sobre el tema han proliferado a pesar de las rotundas -y reiteradas- respuestas de los expertos. En Internet se pueden encontrar multitud de páginas web donde se aborda y se resuelve esta cuestión de forma clara: NO, no es malo dejar el móvil cargando toda la noche. Sin embargo, el mito sobre las baterías todavía persiste porque muchos usuarios se resisten a aceptar que estos componentes no se arruinan de un día para otro.

Que este asunto todavía esté en boga demuestra que la preocupación de los usuarios por la vida útil de la batería del móvil es totalmente real. Y no es para menos, son una parte fundamental de cualquier dispositivo y su capacidad parece llevar una década de retraso respecto a otra tecnología de vanguardia. Pero no es que no hayan evolucionado; los paneles FullHD, los GB de RAM, los procesadores de última generación… consumen más energía que nunca.

 

 

¿Por qué tememos al “efecto memoria”? Las baterías de níquel-cadmio son bastante comunes en el uso doméstico e industrial, pero cada vez se emplean menos debido al efecto memoria y a su potencial contaminante. De todos los tipos de baterías, las de iones de litio y las depolímeros de litio -que se utilizan en los dispositivos móviles- son las que presentan un coeficiente más bajo de efecto memoria.

 

Es justo mencionar que el efecto memoria de las baterías de iones de litio es prácticamente imperceptible para el usuario. La propia vida útil de los smartphones es menor que el tiempo que nos llevaría notar la degradación natural de la batería. Con todo, hay más factores que se deben tener en cuenta a la hora de responder a la pregunta que nos ocupa.

Es cierto que los smartphones inteligentes integran un sistema que interrumpe la entrada de electricidad una vez se detecta que la batería está completa. Esto, a efectos prácticos, equivale a que nosotros estemos pendientes para desconectar el cable justo cuando el nivel de batería llegue al 100%.

Que la batería se descargue por completo, en cambio, sí que es un motivo para preocuparse. Cuesta imaginar que un smartphone apagado, desenchufado y con batería agotada pueda explotar, no obstante es así. Las baterías incorporan un sistema que las inutiliza totalmente -y para siempre- cuando el nivel de carga es muy bajo. Esto impide que se vuelvan inestables y que se produzcan fallos críticos. De no existir este sistema, las baterías vacías podrían incluso explotar o incendiarse.

 

 

Verdades y mentiras sobre las baterías de los móviles

Hay muchos factores que entran en juego a la hora de valorar la vida útil de la batería y mantenerla enchufada a la corriente toda la noche no es el más relevante. Por ejemplo, cargar el móvil con una funda puede provocar cierto calentamiento del smartphone y aumentar la temperatura del terminal. El calor sí que es un factor de riesgo a tener en cuenta.

Mitos sobre las baterías de litio

Las baterías de litio pueden reaccionar mal si el teléfono es expuesto a elevadas temperaturas” afirma Shane Broesky, cofundador de Farbe Technik. “Si tienes una funda en el dispositivo que no permite que el calor se disipe, este calor aumentará la temperatura de la batería y hará que se oxiden las celdas, lo que reducirá la capacidad y la vida útil”.

Ahora bien, hay razones más allá de las propias baterías para evitar tener enchufado el móvil toda la noche. Cualquier aparato conectado a la corriente eléctrica puede sufrir por un simple fallo o sobrecarga en el transformador. Es recomendable evitar tener cargando el smartphone muchas horas seguidas por una cuestión de precaución, pero las baterías de iones de litio podrían soportarlo sin apenas degradarse.

Por otra parte, los expertos recomiendan mantener la carga de la batería entre el 40% y el 80% de su capacidad total. “Esto permite que los iones cargados sigan trabajando y que protejan la vida de la batería” apunta Broesky. “Cargar el dispositivo en períodos cortos durante todo el día le dará a estos iones energía suficiente para mantenerlos en movimiento”.

Conclusión: La buena noticia es que dejar el móvil cargando toda la noche no afecta de forma negativa a la autonomía de nuestro smartphone. Lo más probable es que otros componentes del móvil se deterioren o se queden obsoletos mucho antes de que la batería deje de rendir debidamente.

 

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.