La era de las pantallas rígidas, con una forma estática como única opción para visualizar los contenidos digitales e interactuar con los dispositivos electrónicos, está llegando a su fin, al menos en cuanto a los aparatos más pequeños y para aquellos objetos tecnológicos que se pueden llevar puestos en el cuerpo owearables, de acuerdo a los últimos avances.

La compañía británica FlexEnable, líder en el desarrollo y la industrialización de esta nueva tecnología denominada “electrónica orgánica flexible”, ha presentado un “display” o componente de visualización a todo color denominado Olcd, las siglas en inglés de pantalla conformable de cristal líquido orgánico.

La pantalla se monta sobre un soporte curvado más grueso, adoptando su curvatura, y funciona como un reloj inteligente, donde pueden visualizarse y controlarse a través del tacto, desde la hora y el tiempo, hasta el acceso a redes sociales, el correo electrónico y diversas aplicaciones o ‘apps’.

Al ser muy ligeras y delgada, las Olcd ahorran un espacio que puede ser utilizado para mejorar las formas de los dispositivos e incluir componentes electrónicos adicionales o una mayor capacidad de la batería, añade la compañía.

Para Flexenable, las pantallas de conformación corporal y su interfaz táctil, como las del prototipo de reloj inteligente que se enrolla en la muñeca, “posibilitan ver vídeos y ejecutar todo tipo de contenidos en colores vivos y sin problemas, y pueden aumentar el área de visualización de los dispositivos portátiles sin comprometer la comodidad del usuario ni la estética”.

Llega la tecnología flexible

El reloj más delgado

El display Olcd de 4,7 pulgadas incorpora una innovadora tecnología de transistores flexibles, que vienen siendo utilizados para desarrollar pantallas sin cristal, flexibles e irrompibles, y son aplicables en particular en las industrias de dispositivos móviles, portátiles y para la automoción.

“La capacidad de doblar y dar forma a pantallas y sensores ultradelgados, flexibles e irrompibles y aplicarlas a infinidad de superficies confiere a los fabricantes electrónicos la libertad de diseñar productos y aplicaciones portátiles que han sido imposible hasta hoy”, según Chuck Milligan, director general de FlexEnable.

Desi Aleksandrova, directora de Marketing de esta firma, explica a Efe que su compañía no diseña ni fabrica aparatos, y que la pantalla “fue desarrollada como una prueba para aplicar este nuevo concepto tecnológico y presentar la tecnología a los diseñadores y fabricantes de productos para que pueden utilizarlo en el desarrollo de nuevos dispositivos de electrónica”.

“El interés que ha generado este prototipo presentado durante de esta demo en el Mobile World Congress (MWC), demuestra que existe una necesidad real de pantallas flexibles para productos de consumo que proporcionarán un valor añadido a la experiencia del usuario. La tecnología del módulo conformable 4.7 Olcd presentado en el MWC no solo permite fabricarlos con sustratos de plástico de bajo costo, como el TAC, que es más barato que el cristal utilizado en las pantallas convencionales, sino que además puede ser aplicada en las líneas de producción de pantallas existentes”, informa.

Según sus creadores, este tipo de pantalla también permite otros usos, como la detección e identificación de huellas digitales.