Solemos pensar que la conexión GPS es la única que delata nuestra posición, pero la simple conexión a antenas wifi sirve para localizarnos con precisión

La telefonía actual, gracias a los sistemas GPS, permiten saber nuestra localización de forma exacta. Sin embargo, no son imprescindibles para saber dónde nos encontramos. En un vídeo de Computerphile, el profesor Derek McAuley explica cómo es el funcionamiento de las antenas de teléfono y cómo hacen las compañía para tener localizados a los móviles.

Todo se basa en las antenas de teléfono y en unos cálculos matemáticos inteligentes que envían datos a nuestros teléfonos. Es decir, que aunque inhabilitemos la opción de localización en nuestro terminales, de algún modo se nos puede seguir localizando dónde estamos porque el teléfono va cambiando de antena de red o de punto wifi.

Si en algún momento hemos pensado que cerrando todas las aplicaciones, desactivando el GPS o la wifi no nos van a poder encontrar en ningún momento, parece que el único modo de desaparecer por completo que queda al alcance de los usuarios es apagando completamente el móvil.

 

Opinar es gratis, como siempre. No olviden seguirnos y comentar en Facebook.